domingo, 10 de febrero de 2008

PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE PROYECTOS EDUCATIVOS INNOVADORES UTILIZANDO LAS TIC

Todo proyecto apela a unas decisiones, a unas iniciativas, a unas elecciones, apela a negociar sin cesar, obliga a una auténtica toma de compromiso con el equipo de trabajo.
La gestión por proyectos asume un modelo de planificación e implementación de estrategias a fin de conseguir los resultados que se persiguen.
La viabilidad de los proyectos supone considerar cuestiones ligadas al proceso de toma de decisiones y su posterior implementación, como:
• Desarrollar un proceso de evaluación y autoevaluación.
• Anticipar posibles dificultades que pudieran surgir en la implementación de las decisiones.
• Analizar y distribuir los recursos disponibles y necesarios, teniendo en cuenta su funcionalidad.
• Promover las innovaciones favoreciendo su implementación, sistematización e institucionalización.


• No considerar lo planificado como algo inamovible, sino como un guión que dirige la acción.
La construcción de un proyecto significa abrir un proceso donde se aprenda a participar participando, donde la toma de decisiones se enmarque en una práctica democrática creando espacios de intercambio para reconocer al otro y valorar sus opiniones y aportes; donde se incorporen nuevos actores que enriquezcan la vida escolar y se estimule la reflexión sobre la práctica y en la práctica en los docentes, estudiantes y padres; donde se aprenda a trabajar con otros, en equipo, abriendo la institución al contexto.
Se trata, como lo delinea Tenti Fanfani (1989), de una planificación amplia que debería ser considerada como un proceso integrado de cambio social que es necesariamente una práctica continua, recurrente e integrada en la que intervienen todos los sujetos comprometidos en la realidad que se busca transformar.
Pensar en proyectos es determinar no solo un conjunto de intenciones y enunciados sino en su concreción, estableciendo las acciones necesarias para llevarlo a cabo, definiendo y comunicando criterios y principios que las orientarán, así como las estrategias para desarrollarlas.Los proyectos enmarcan la imaginación y el hacer; por lo tanto, impactan en el tiempo, el espacio y los recursos, la organización del trabajo de los docentes y la organización del trabajo de los estudiantes. Pero impacta sobre todo en la cultura institucional. Asimismo, deberán poseer características dinámicas, que contribuyan a la motivación y el interés de aquellos que participan en su desarrollo, basadas en el contexto, los medios y los recursos puestos al servicio de los actores para estimularlos, involucrándolos en la gestación y en la puesta en marcha.

La gestión de los proyectos con TIC en las instituciones educativas, que si bien es un camino apenas recorrido, es posible describir sus rasgos más marcados, identificar sus puntos sensibles y específicos respecto de la gestión de las instituciones en general, así como aquellos aspectos ligados al equipamiento y a la conducción de la innovación pedagógica.
Para que una tecnología cumpla el objetivo para el cual fue adquirida, su implementación debe estar respaldada por una planificación sistemática en la que se definan los resultados a lograr y los mejores medios para hacerlo.
Carlos Matus, quien considera la planificación como un proceso interactivo de conocimiento y acción constituido por fases y momentos contemporáneos.
El proceso que se propone para el desarrollo de proyectos TIC, comprende cuatro momentos que no siguen una secuencia lineal obligada:
1 Momento explicativo
2 Momento normativo
3 Momento estratégico
4 Momento táctico-operacional